La quietud de la naturaleza

1654701_534951813268782_992524919_o

Cuando diriges tu atención hacia algo natural, hacia algo que ha venido a la existencia sin la intervención humana, sales de la prisión del pensamiento conceptual y, en cierta medida, participas del estado de conexión con el Ser en el que todavía existe todo lo natural. 

Llevar tu atención a una piedra, un árbol o a un animal no significa pensar en ellos, sino simplemente percibirlos, darte cuenta de ellos. 

Entonces se te trasmite algo de su esencia, puedes sentir lo aquietado que está y sintiéndolo, surge en ti esa misma quietud. Sientes lo profundamente que descansa en el Ser, completamente unificado con lo que es y con dónde está.

Al darte cuenta de ello, tú también entras en un lugar de profundo reposo dentro de ti mismo

– Eckhart Tolle –

201

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.