Human Sharing y Rosa Guirado

 

En 1994, después de 27 años en la cárcel, Nelson Mandela fue elegido democráticamente Presidente de Sudáfrica. 

En su discurso de investidura leyó uno de sus poemas favoritos, el de la escritora estadounidense Marianne Williamson, que habla de lo que a uno le hace brillar y de su invitación a entregarlo al mundo.

 

Nuestro miedo más profundo

“Nuestro miedo más profundo no es el de no ser suficientemente buenos.
Nuestro miedo más profundo es el de brillar y destacar entre el resto.
 
Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, la que nos asusta.
Nos preguntamos:
– ¿Quién soy yo para ser brillante, grandioso, con talento y excepcional?
Cuando, más bien, la pregunta es:
– ¿Quién eres tú, para no serlo? 
Si eres hijo del Universo.
No hay nada de iluminador en el hecho de hacerte más pequeño,
para que otras personas, a tu alrededor, no se sientan inseguras.
Nacemos para poner de manifiesto la perfección del Universo,
que está dentro de cada uno de nosotros.
No está solamente en algunos de nosotros.
Todos estamos llamados a brillar.
Como lo hacen los niños.
Nacimos para esparcir esa grandeza del Universo que está en nosotros.
Y mientras dejamos a nuestra propia Luz brillar,
inconscientemente damos permiso a otras personas para hacer lo mismo.
Y al liberarnos de nuestro miedo,
nuestra presencia automáticamente libera a los demás (y les da coraje para brillar también).
~ Marianne Williamson ~

 

 

En mi opinión, lo que nos hace brillar a todos es el amor.

Entendido como la suma de comprensión y compasión, hacia uno mismo y hacia el otro (tal y como explico, al definir “Lovefulness”, en la pestaña de Meditación).

Y venimos a esta vida a eso, a compartir y repartir amor.

Spread Love !!  🙂

~ Rosa Guirado ~

 
 

¿De quién nace HUMAN SHARING? 

Rosa Guirado     

¡Bienvenida/o a la web HUMAN SHARING!

Soy Rosa, una persona alegre, creativa, curiosa, sencilla, entusiasta, a la que le apasionan muchas cosas en la vida, como la cocina, la música clásica, la naturaleza, la fotografía, la vela y el compartir una buena conversación o una comida con amigos, conectar a personas que no se conocen o integrar a gente nueva en un grupo.

De formación inicial, soy abogada y economista y, posteriormente, también Counselor (escucha empática), con una marcada vocación humanista. Como abogada y economista, fundé LEGAL SHARING (Independent Legal Advice on Digital & Sharing Economy), como boutique legal independiente, pionera en regulación de la economía colaborativa, y especializada en derecho digital, contractual, blockchain, IA y todo tipo de plataformas digitales.

Como persona con vocación humanista, me ha interesado siempre centrarme en la esencia de la persona -como propuso el psicólogo fundador de la corriente humanista de la psicología, Carl Rogers– y desde ahí, encontrar la solución a los retos o dificultades que se plantean en el día a día.  De lo contrario, como decía Mafalda, “al final, va a resultar que hay más gente y menos personas”. Por todo ello, y sin abandonar el ejercicio freelance de la abogacía, dediqué mi Máster de posgrado universitario a formarme en escucha empática (Counseling), y varios años también, en terapia Gestalt, análisis transaccional, PNL, etc.  En el ámbito de la espiritualidad, me formé en el programa de meditación “MBSR” (Mindfulness Based Stress Reduction Program) de Jon Kabat-Zinn, y he ido ejercitando y disfrutando de diversas técnicas de meditación budista, Zen y Vipassana. Dándome cuenta de la importancia de aprender a meditar, según la personalidad de cada uno, y en todo caso, siempre partiendo del Amor (como explico al definir Lovefulness, en el apartado de Meditación). De todo ello, han ido surgiendo, con los años, los diversos proyectos humanistas que ahora se engloban en esta web de HUMAN SHARING.

Legal Sharing | Human Sharing.

Haciendo legal el compartir | Compartiendo lo Humano.

 
 

¿Para qué nace HUMAN SHARING?

Para invitar a las personas a brillar, en toda su plenitud.

 

Para esparcir toda la Luz que ya son, y el Amor que sienten.

Para lograr humanizar la sociedad, entre todos.

 

Cada uno desde su ámbito, pero todos conectados, para generar un mayor impacto social.

Para hacer de éste, un mundo más sensible y abierto a los valores humanos.

 

Porque todo el mundo necesita expresarse y que le escuchen (no sólo oigan), y compartir sus valores y principios humanos.

Para que cada vez, haya “menos gente y más personas”.

 

Menos multitud y gente “agregada”, siguiendo un camino pre-establecido, “porque es lo que toca”.

Y más personas que hayan recorrido el camino de la honestidad y autenticidad, para “convertirse en personas” (como decía y tituló Carl Rogers a uno de sus libros).

¿Cómo nace Human Sharing?

 

Mi vocación humanista nació hace muchos años, en Francia, a los 8 años y después, dirigiendo grupos de jóvenes en el ámbito de la acción social; , enviando frases “despertadoras” todos los días durante 7 años, a más de 500 personas; o creando un proyecto de 365 frases audiovisuales, especialmente enfocadas al enfermo en cuidados paliativos y sus familiares, que se sucedían diariamente en la pantalla plana de la Unidad de Cuidados Paliativos de un centro hospitalario.

Pero los que fueron, sin duda, los grandes desencadenantes del nacimiento de Human Sharing fueron: 

(1) Por un lado, salir de los despachos de abogados, y emprender por mi cuenta. Por dos motivos: (i) la parábola de los talentos: aparte de mi intelectualidad ¿qué estaba haciendo con mi sensibilidad humanista y espiritual? Nada. Dejarla enterrada, sin dar fruto alguno; y (ii) por creer firmemente en la frase “Si no actúas como piensas, terminarás pensando como actúas” y yo no compartía los valores -inhumanos- del de mi entorno de entonces].

(2) Por otro lado, formarme en escucha empática y terapia Gestalt, así como, en Meditación y Mindfulness. De ahí, surgieron mis ideas de “Experiencias / Talleres Love”

(3) Y por último, una enfermedad, que, incluso ya formada como facilitadora, me limitó algunos aspectos de mi vida diaria, y que, por su duración, me aprender el arte de la escucha, humildad, paciencia y, especialmente, el de la meditación, poniendo en práctica, hacia mí, todo lo que había aprendido para acompañar a otros.

De aquellas meditaciones, salía con una energía tan buena (“vibrando en amor”), que no quería que se perdiera. Así que, como estaba sin pareja ni hijos, decidí dedicar aquella energía a “cocinar con Love”.  La idea me surgió del budismo, ya que los budistas consideran que cuando comes con una determinada energía (tristeza, rabia, prisa, ansiedad…) comes tanto el alimento, como la energía. Por eso, decidí cocinar con Love, para que los dulces que cocinara, fueran Love puro para la persona que los comiera.

Así surgieron las mermeladas hechas con Love (las últimas, de pera y vainilla, y de fresa, chocolate negro 70%, y un toque de guindilla). Todo el que las prueba dice que están muy buenas, pero ¿cómo no van a estarlo? ¡si son Love!  🙂

De las mermeladas y dulces con Love, surgieron las cenas con Love en mi casa, en las que conectaba a gente muy interesante profesionalmente, pero que tuvieran el toque humano “extra” (no valían ni trepas ni tiburones, que comprobé que seguía encontrando, hasta en la economía “colaborativa”). 

De ellos aprendí mucho, y me surgió, precisamente, la idea de las comidas Love: reunir a la gente verdaderamente humana, de entre los cracks profesionales, y conectarlos, para crear una red humana de personas “especialmente humanas”, en cuyas manos está realmente el futuro, pues sólo contando con inteligencia empática y espiritual (inner intelligence), además de inteligencia emocional y social, se puede causar un verdadero impacto en la sociedad.

 

¿Cómo apuntarse a los los Proyectos Human Sharing?

  • Entra en la pestaña de contacto 
  • O escríbenos al e-mail: hola@humansharing.com
  • Dejando tu número de teléfono. ¡Gracias! 

¿Quieres disfrutar de los proyectos únicos y pioneros, Human & Love?

 
Contáctanos